Información sobre Cáncer de Hueso

Conoce más sobre el Cáncer en los Huesos.

El cáncer de hueso es muy raro en adultos; Se ve sobre todo en casos de cáncer pediátrico. El cáncer comienza en las células que forman el hueso cuando las células comienzan a crecer fuera de control. Las células en casi cualquier parte del cuerpo pueden convertirse en cáncer y pueden diseminarse a otras partes del cuerpo.

Resumen

El cáncer de hueso puede comenzar en cualquier hueso del cuerpo, pero afecta más comúnmente a la pelvis o los huesos largos en los brazos y piernas. El cáncer de hueso es poco frecuente y representa menos del 1 por ciento de todos los cánceres. De hecho, los tumores óseos no cancerosos son mucho más comunes que los cancerosos. El término “cáncer de hueso” no incluye los cánceres que comienzan en otras partes del cuerpo y se diseminan (metastatizan) al hueso. En su lugar, esos cánceres llevan el nombre de donde comenzaron, como el cáncer de mama que se ha metastatizado hasta el hueso.
Algunos tipos de cáncer de huesos ocurren principalmente en niños, mientras que otros afectan principalmente a adultos. La extirpación quirúrgica es el tratamiento más común, pero también se puede utilizar la quimioterapia y la radioterapia. La decisión de usar cirugía, quimioterapia o radioterapia se basa en el tipo de cáncer de hueso que se está tratando.

Tipos

Los cánceres de hueso primarios son un subtipo específico de un grupo de cánceres conocidos como sarcomas. Los sarcomas son cánceres que comienzan en los huesos, músculos, tejido conectivo, vasos sanguíneos o grasa, y se pueden encontrar en cualquier parte del cuerpo. Hay varios tipos de cánceres de hueso primarios:

 

  • El osteosarcoma: también conocido como sarcoma osteogénico, es el tipo más común de cáncer de hueso y generalmente comienza en las células óseas de los brazos, las piernas o la pelvis. Ocurre con más frecuencia en individuos de entre 10 y 30 años, y es más común en hombres que en mujeres.
  • El condrosarcoma se forma en las células del cartílago y es la segunda forma más común de la enfermedad. Este tipo de cáncer de huesos rara vez ocurre en personas menores de 20 años, y las posibilidades de desarrollarlo aumentan con la edad.
  • El tumor de Ewing, también conocido como sarcoma de Ewing, generalmente comienza en los huesos, pero también puede comenzar en otros tejidos y músculos. Es la tercera forma más común de cáncer de hueso primario. Ocurre con mayor frecuencia en niños y adolescentes, y rara vez se observa en adultos mayores de 30 años.
  • El fibrosarcoma y el histiocitoma fibroso maligno se desarrollan típicamente en el tejido blando alrededor de los huesos, como tendones, ligamentos, grasa o músculo. Estos tipos de cáncer de huesos también tienden a ocurrir en adultos mayores, y generalmente afectan los brazos, las piernas o la mandíbula.
  • El tumor de células gigantes o puede tener formas benignas y malignas, aunque la forma maligna es menos común. Por lo general, se presenta en los huesos del brazo o la pierna de adultos jóvenes y de mediana edad, y rara vez se propaga a partes distantes del cuerpo. Sin embargo, estos cánceres pueden reaparecer después de la extirpación quirúrgica, y la probabilidad de propagación a sitios distantes aumenta con cada recurrencia local.
  • El cordoma afecta los huesos de la columna vertebral y la base del cráneo. Este tipo de cáncer de huesos ocurre con mayor frecuencia en adultos de 30 años o más, particularmente en hombres. Tiende a ser un tumor de crecimiento lento con un bajo riesgo de propagación a sitios distantes, pero puede regresar al sitio original si no se elimina por completo durante la cirugía, y puede llegar a los pulmones, el hígado o los ganglios linfáticos.

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer de hueso incluyen:

 

  • Dolor de huesos
  • Hinchazón y sensibilidad cerca de la zona afectada.
  • Hueso debilitado, que conduce a la fractura
  • Fatiga
  • Pérdida de peso involuntaria

 

Haz una cita con tu médico si estás desarrollando dolor en los huesos que aparece y desaparece, empeora por la noche o no le ayudan los analgésicos sin receta.

Diagnóstico

Las pruebas de imagen pueden ayudar a determinar la ubicación y el tamaño de los tumores óseos, y si los tumores se han diseminado a otras partes del cuerpo. Los tipos de pruebas de imagen recomendadas dependen de sus signos y síntomas individuales. Las pruebas pueden incluir:

 

  • Radiografía
  • Tomografía computarizada (TC)
  • Imágenes de resonancia magnética (MRI)
  • Tomografía por emisión de positrones (PET)
  • Radiografía

 

Biopsias con aguja o quirúrgicas: su médico puede recomendar un procedimiento para extraer una muestra de tejido (biopsia) del tumor para pruebas de laboratorio. Las pruebas pueden decirle a su médico si el tejido es canceroso y, de ser así, qué tipo de cáncer tiene. También puede revelar si las células tumorales están creciendo rápidamente o lentamente. Los tipos de procedimientos de biopsia utilizados para diagnosticar el cáncer de hueso incluyen:

 

  • Insertar una aguja a través de su piel y dentro de un tumor. Durante una biopsia con aguja, su médico inserta una aguja delgada a través de su piel y la guía hacia el tumor. Su médico usa la aguja para extraer pequeños pedazos de tejido del tumor.
    Cirugía para extraer una muestra de tejido para la prueba. Durante una biopsia quirúrgica, su médico hace una incisión a través de su piel y extirpa todo el tumor o una porción de este.
  • La determinación del tipo de biopsia que necesita y los detalles de cómo debe realizarse requiere una planificación cuidadosa por parte de su equipo médico. Los médicos deben realizar la biopsia de una manera que no interfiera con la cirugía futura para extirpar el cáncer de hueso. Por este motivo, pídale a su médico que lo remita a un equipo de médicos con amplia experiencia en el tratamiento de tumores óseos antes de su biopsia.

Etapas

Si su médico confirma un diagnóstico de cáncer de huesos, él o ella intentará determinar la extensión (etapa) del cáncer porque eso guiará sus opciones de tratamiento. Los factores a considerar incluyen:

 

  • El tamaño del tumor
  • Qué tan rápido está creciendo el cáncer
  • La cantidad de huesos afectados, como vértebras adyacentes en la columna vertebral
  • Si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

 

Las etapas del cáncer de hueso están indicadas por números romanos, que van de 0 a IV. Las etapas más bajas indican que el tumor es más pequeño y menos agresivo. En el estadio IV, el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para su cáncer de hueso se basan en el tipo de cáncer que tiene, la etapa, su estado de salud general y sus preferencias. Los diferentes tipos de cáncer de hueso responden a diferentes tratamientos, y sus médicos pueden ayudarlo a guiarlo en lo que es mejor para su cáncer. Por ejemplo, algunos cánceres de hueso se tratan solo con cirugía; Algunos con cirugía y quimioterapia; y algunos con cirugía, quimioterapia y radioterapia.

 

Cirugía: el objetivo de la cirugía es extirpar todo el tumor canceroso. En la mayoría de los casos, esto involucra técnicas especiales para extirpar el tumor en una sola pieza, junto con una pequeña porción de tejido sano que lo rodea. El cirujano reemplaza el hueso perdido con un hueso de otra área de su cuerpo, con material de un banco de huesos o con un reemplazo de metal y plástico duro. Los cánceres de hueso que son muy grandes o están localizados en un punto complicado en el hueso pueden requerir cirugía para extirpar toda o parte de una extremidad (amputación). A medida que se han desarrollado otros tratamientos, la amputación se está volviendo menos común. Si es necesario realizar una amputación, es probable que se le aplique una extremidad artificial y que realice una capacitación para aprender a realizar las tareas diarias con su nueva extremidad.

 

Quimioterapia: la quimioterapia usa medicamentos fuertes contra el cáncer, generalmente administrados por vía intravenosa (intravenosa) para matar las células cancerosas. Sin embargo, este tipo de tratamiento funciona mejor para algunas formas de cáncer de huesos que para otras. Por ejemplo, la quimioterapia generalmente no es muy efectiva para el condrosarcoma, pero es una parte importante del tratamiento para el osteosarcoma y el sarcoma de Ewing.

 

Radioterapia: la radioterapia utiliza rayos de energía de alta potencia, como los rayos X, para destruir las células cancerosas. Durante la radioterapia, se acuesta en una mesa mientras una máquina especial se mueve a su alrededor y dirige los rayos de energía a puntos precisos de su cuerpo. La radioterapia se usa a menudo antes de una operación porque puede reducir el tamaño del tumor y facilitar su extirpación. Esto, a su vez, puede ayudar a reducir la probabilidad de que la amputación sea necesaria. La radioterapia también se puede usar en personas con cáncer de huesos que no se pueden extirpar con cirugía. Después de la cirugía, se puede usar la radioterapia para matar cualquier célula cancerosa que pueda quedar atrás. Para las personas con cáncer de huesos avanzado, la radioterapia puede ayudar a controlar los signos y síntomas, como el dolor.

Recursos

El San Cristóbal Cancer Institute ofrece una amplia gama de opciones para ayudar a nuestros pacientes a sentirse tranquilos y apoyados durante el proceso de detección, diagnóstico y tratamiento, así como a volver a la vida después del cáncer. Explora diferentes alternativas, incluyendo ayuda financiera para aquellos elegibles, en nuestra sección de Recursos para Pacientes.

Si deseas obtener más información sobre el cáncer de huesos a través de nuestros recursos educativos de San Cristóbal, asistir a nuestros eventos o conocer nuestro Centro de cáncer, comunícate con nosotros.

El Conocimiento es Poder.

La educación es una de nuestras herramientas más sólidas en el San Cristóbal Cancer Institute, permitiéndonos ofrecer información completa y actualizada sobre más de una docena de tipos de cáncer a nuestros pacientes y sus familias, así como brindar conocimiento de primera mano a través de nuestro dedicado equipo de expertos en oncología. Si deseas saber más, comunícate con nosotros para recibir la atención más completa.

Solicita Más Información